Plan de Salvación

Todos somos pecadores

En primer lugar, debes entender tu necesidad de un Salvador personal. La Biblia es muy clara al respecto, dice que todos tenemos un gran problema llamado pecado. Romanos 3:23 lo dice así: "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios". Este versículo simplemente significa que ninguno de nosotros es perfecto. ¿Estás dispuesto a admitir eso?

La consecuencia del pecado es la muerte

El problema es el siguiente -el pecado tiene un precio alto-. Romanos 6:23 dice: "Porque la paga del pecado es muerte […]" En otras palabras, el precio del pecado es la muerte eterna, separación de Dios en un lugar llamado infierno -no es algo bueno-. A causa de nuestro pecado, ninguno de nosotros puede acceder al Cielo.

Jesús vino a salvarnos

Aquí están las buenas noticias -Dios ha enviado ayuda-. El resto de Romanos 6:23 dice, "…mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro." Otra vez en Romanos 5:8 Dios dice: "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros". Esto nos lleva al siguiente paso.

Si crees en Jesús serás salvo

¡Debes creer que Jesucristo quiere ser tu Salvador! Jesucristo vino a la tierra como Dios hecho hombre, vivió una vida perfecta, y luego voluntariamente murió en la cruz, porque Él te ama. En esa cruz, literalmente pagó por todos tus pecados. ¡Él tomó tu culpa! Él mismo fue castigado por tus pecados. ¡Qué gran regalo! Romanos 10:9 dice: “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”.

Y sigue diciendo en Juan 5:24: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida”.

Tú puedes ser salvo ahora

Juan 3:16 dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna." Dios, en su amor increíble, vino a la tierra para que tu puedas recibir el perdón de tus pecados y la vida eterna.

Y ahora te conviertes en "hijo de Dios"

Por último, debes colocar toda tu confianza en Jesucristo como tu Salvador personal. Romanos 10:13 dice: "Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo." En el versículo diez de ese mismo capítulo Dios dice: "Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa a salvación". ¡Él dice que es tan simple como creer y recibirle como tu salvador personal!
Si crees realmente que Jesús puede salvarte de tus pecados… ¡ya eres un hijo de Dios! “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12)
  June 2018  
SMTWTFS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
     
Bible Search